lunes, 23 de junio de 2008

“El tiempo pasa, nos vamos volviendo techno…
(Luca Prodan)




Nuevas Formas

Mi viejo vuelve a casa después de asegurarse que el click del botón en su llavero haya cerrado bien las puertas de su nuevo auto.
Mientras saluda, apaga el celular 60 modelos superior al mío, ese que alguna vez me reprochó haberme gastado una cuarta parte de lo que sale el suyo en comprar.
A medida que la cena se calienta en el microondas, él me muestra en una TV dos veces más ancha que mi espalda una de las 150 fotos digitales que sacó durante las vacaciones y se sigue asombrando con una en particular que bajó del pendrive y guarda de fondo de pantalla en la computadora.
Durante el día, me comenta, escuchó ese CD que yo no encontraba y que tenía en la guantera del auto. Dice que suena muy bien esa banda que traje hace cinco años y que en ese tiempo resultaba “ruidosa y densa”.
Después de la cena se sienta a tomar un té que antes era “para los enfermos” y que ahora elije entre 234 infusiones distintas.
Un sábado cualquiera, bajo tarde después de una noche larga y lo encuentro con el unplugged de Alanis Morissette que compré en el ´99 después de haber quedado encantado con su recital en el Luna Park.
En el living se apilan 60 mil capítulos de distintas series de Sony que jamás vi y el cable del manos libre que no sé usar.
Finalmente me siento en un sillón futurista, que hubiera soñado el dibujante de los supersónicos y río hacia adentro una sola vez…
Hasta que me interrumpen los primeros acordes de un CD de Led Zeppelin y me entero de que todo no ha cambiado…por suerte.

2 comentarios:

natibé dijo...

Por suerte algún día seremos padres...talvez.
Me gusta mucho como escribis.

Francis Bean dijo...

Muy bueno che