jueves, 15 de enero de 2009

Alicia en el viento




Alicia miró el reloj, esbozó un saludo triste y se fue. Atrás habían quedado los hijos y nietos con sus ojos clavados en la memoria, las horas que dedicó a educarlos, el sol dorado que disfrutó hasta ayer nomás, las mañanas de diario y mate, los enfados familiares y el abrazo que supo transmitir de generación en generación sin dejar escapar una sola gota de cariño con el paso de los años, que parecían agigantar cada vez más un corazón enorme.
Atrás quedaba tambien la imagen del hombre que la amó y dedicó su vida entera a esa convicción. Parado en su desdicha, sostenido solamente por su recato y figura, abrumado por una vida a la que le había encontrado por primera vez una curva en muchos años y que se sentó en una silla para preguntarse sinceramente un ingrato “¿y ahora que?”.
Alicia no volvió jamás. Creyó que todo lo había echo y acaso tal vez así hubiera sido. Emigró sin dar derecho a réplica a quienes deseábamos preguntarle porqué nos había enseñado a pelear para finalmente bajar la guardia sin siquiera ensayar un golpe final en su encrucijada.
Eligió caminar lejos, abrazarse al viento que devuelve sus recuerdos cada tanto, convertirse en melancolía y regar con su presencia invisible el sello de su vida.
Se fue sin dar explicaciones, se fue sin atenuantes. Desafió al tiempo y decidió que las despedidas debían dejarse para otro momento, sin tener conciencia de que ese momento no llegaría jamás y nos dejó –otra vez- con el reproche en la boca, el mismo que nos hacía callar cuando aún estaba y que sabía prohibir con el mismo amor con el que tejía nuestros abrigos y cocinaba nuestra sopa en los inviernos.
Hubiéramos querido decirle muchas cosas pero no pudo ser. Ahora solo nos queda leerle esta carta al viento, a ver si él se la puede llevar como cuando nos devuelve sus recuerdos cada tanto.


7 comentarios:

TEFI dijo...

ay... me dejó un dejo de vacío adentro... triste, pero absolutamente real y comprensible...

Actualizaste por fin, mentecato...

Y mi blog sí que lo hice interesante, gil! Está re bueno!

Te mando un beso y a ver si nos juntamos.

TEFI dijo...

me "dejó" un "dejo" de vacío... tengo que acostumbrarme a releer antes de enviar, tonta, tonta...

PLASTICO INEVITABLE dijo...

Bueno tenes una buena excusa para volver, de paso nos venis a ver. Gracias por pasar, y gracias por firmar. Mato tu onda

Saludos
Mariano

Eduardo Castillo Páez dijo...

Seba, acabo de descubrir tu blog y me parece un interesante espacio para distraerse un poco de tantos problemas que nos aquejan día a día. Así como la música calma a las fieras, la lectura cumple también su innegable función. Bien por sumar tu aporte a tan noble actividad. Te invito a conocer mi blog "Periodismo Y Opinión". Un abrazo y quedamos en contacto.

Anónimo dijo...

Hola Sé,
Te quería dejar un saludito.
A ver si actualizás más el blog!
Te quiero mucho, amigo!
Besitos
Jani.

Anónimo dijo...

"me niego a todo...menos a morir sin siquiera haberlo intentado"

nut dijo...

Autentico y sincero.
Hermoso texto nene!!