domingo, 17 de abril de 2011

Historias de Bondi

Viajando en el 37 de Palermo a Lanús, volviendo de la casa de mi vieja que había festejado su cumpleaños.
Asiento de dos, yo del lado de la ventanilla, mirándolo todo (?) del vidrio para afuera.
En un determinado momento me duermo (lo que siempre en un trasporte público), cuando al cruzar el puente Velez Sarfield, siento que alguien me toca el brazo.


-Disculpa (así si acento en la A). Falta mucho para estación Lanús (así sin el "la")


Giro semi dormido y la veo: una negra delgada, cara de buena, linda mina, en un defectuoso castellano, me miraba con la pregunta en la boca.


-No, 10 minutos. Yo bajo ahí, si querés te aviso.
-Ahhh, si por favor, avisa a mi ¿si? Es que tengo que esperar gente en la puerta del Bingo, asi me dijeron. 


Y hablaba y se reía, un amor, boludo, un amor (?) la mina.
Y asi fuimos hablando y resulta que la mina es de Haití y vino acá a estudiar y en Haití no hablan inglés, sino francés y a mi que me enferman bastante las minas que hablan en ese idioma le dije que me hable en francés y la puta madre, no, no sabés lo que me comí la cabeza (?).
Finalmente llegamos y la acompañé hasta la puerta del Bingo, donde la esparaba una amiga que terminó siendo una conocida del barrio.


La negra, simpatiquísima se fue con un "adios, gracias eh, un beso".

5 comentarios:

Sunshine dijo...

viajas contento con cosas asi! jaja es genial

Gonza Averna dijo...

Las minas que hablan frances ya son un cliché.
De esos que se ponen.

Cleotilde. dijo...

Ah, nunca tuve historias agradables cuando se trata de "charlas en el bondi" .

quichicientos dijo...

pero estaba con una conocida... no habrá chances de que te vuelva a comer la cabeza con alguna frasecita más?

Lola dijo...

hubieras entrado a jugarte unos pesos!