martes, 1 de mayo de 2012

Elogio de la sorpresa

Que raro es todo eh.Cuando de repente vos planeás una meseta en tu vida sentimental porque venís de terminar una relación, aparece alguien y paff!, cachetazo en la nuca.
Y de repente te ves recapitulando sobre tu decisión y peleándote con tus propios miedos otra vez.
Y los miedos son lógicos.
Y el temor a que salga mal también.
El tema es que yo tengo esa necesidad de ser optimista respecto a estas cosas, prefiero no quedarme a pensar "que hubiera sido si". La duda es una de las cosas a las que el ser humano es más sensible. Vivir con dudas, tener la incógnita encima es terrible. No deja vivir, no deja ver con claridad, nos genera un mundo paralelo en la cabeza, el mundo del "que hubiera pasado si".
La realidad de cada uno solo la conoce cada quien pero creo que hay un común denominador que nos atraviesa el cuerpo cuando sentimos algo por alguien y es la sensación de estar viviendo todo con mayor felicidad. El ánimo cambia, indefectiblemente, asi uno sea una persona de por si alegre: te potencia, te hace volver a creer, te revitaliza.
Fuera de la cursilería en la que se suele caer en este tipo de casos (y a la cual personalmente detesto) siento otra vez muchas de esas cosas que pensé que no iban a llegar en corto plazo. Y soy tan fervientemente partidario de disfrutar las buenas que acá estoy contestando sms a la 1 de la mañana, como un imbécil enganchado.
Nos gustamos. Lo hablamos. Nos lo dijimos en la cara. Fue buenísimo, sin vueltas, de una. Si hay algo que me dieron las 7 relaciones serias que tengo en el lomo fue la de aprender a escuchar más para así poder comprender al otro. Me enseñaron que no todo es oro, me ensenaron a discutir y a tener un poco mas de aplomo y también me enseñaron a amar desde el cambio de panorama que te dan los años. 
Pero por suerte no perdí nunca la capacidad de que alguien venga de la nada y me vuele la cabeza.
Perder la capacidad de que algo te sorprenda debe ser horrible.
Ojalá no me pase nunca. 
Debe ser como estar muerto por dentro.

7 comentarios:

Cinty dijo...

Muchas de las cosas que escribiste, son cosas que me pasan en este momento.

También soy de las personas que viven al máximo, no me gusta eso de "qué hubiera pasado si...". No tengo eso en mi vida.

En fin, que bueno leer a la gente así :)


Disfrutá!

Besote

María Paula Deluchi dijo...

Yo soy partidaria de pensar que estos momentos son los más disfrutables, que no hay que dejarse dominar por el miedo (aunque no siempre es fácil) y que sí hay que dejarse dominar por las sensaciones.

Hay pocas cosas más lindas que ser un imbécil enganchado cuando se es correspondido. La Copa Libertadores, el dulce de leche y no sé si algo más (?).

Te quiero felicitar, me gusta mucho cómo escribís. Claro, las dos primeras palabras de la última frase también aplican.

nube pasajera dijo...

Me parece genial que te permitas vivir algo así otra vez. No hay nada como esos sentimientos que aparecen y te sorprenden a vos mismo de una forma que no creías que volvería a pasar.
Me alegro que apuestes una vez mas!

Me encanta leerte, saludos!

Ivianella dijo...

ojala nunca pierdas "esa" capacidad. Ojala que te sigas sorprendiendo, porque esta bueno que así sea.
Abrazo.

Karina dijo...

es verdad, pero te cuento algo creo firmemente que esa capacidad que venga alguién y nos vuele la cabezas siempre va a estar... bah, es un deseo interno mío? puede ser, pero también soy optimista y elijo seguir creyendo "en esas personas voladoras de cabeza"

Aye dijo...

Te felicito amigo! Te quiero mucho mucho!

Daniela dijo...

Me alegro por vos primo!
Vivir con el que hubiera pasado si es una tortura que uno solo se busca...lo importante es salir adelante, enfrentar los miedos y seguir apostando