viernes, 17 de abril de 2009

El perro violeta






A pocos metros de mi casa y como si nada le pareciera anormal, vive muy tranquilamente el perro violeta.
En verdad la casa del perro violeta no está muy definida geográficamente por la sencilla razón de que ninguno de los vecinos se atribuye la posesión del animal, pero por lo general él se acomoda placidamente en el frío cemento de la antesala de un galpón, así que a partir de este inmueble es que determinamos su morada.
Vale aclarar que el perro violeta no siempre fue violeta y que , de hecho, no lo es su totalidad ya que antes del violeta tiene una capa de negro azabache sobre su lomo y después sí empieza a colorearse con ese extraño color tan raro en bichos de esta especie.
Hay teorías serias que afirman que no nació con esa tonalidad tan particular sino que en un principio fue blanco su color original (a parte del negro del lomo, claro está) y que sufrió este repentino cambio mientras descansaba recostado sobre el piso del galpón que, no se sabe porqué motivo, amaneció un día pintado de violeta entonces el perro tomó ese color y de allí su distinción con respecto a sus pares.
Esa es la versión oficial. Sin embargo no faltan nunca las vecinas (y vecinos, porque los hombres chusmas tambien existen) que sostienen que el animal es así porque le han realizado un experimento en el ADN y lo cruzaron (genéticamente) con algún pavo real, que son esas aves que viven mas para mostrarse que para otra cosa. Pero esta versión no ha de ser muy cierta, creo yo, porque no le veo parecido alguno con aquella especie plumífera y tampoco noto rasgos de comportamientos similares al del pavo.
Otros creen que lo que causó el color en el perro fueron los rayos ultravioletas del sol, ya que la capa de ozono está muy deteriorada y, como el animal pasa mucho tiempo tirado a la luz y encima en horas pico, los rayos terminaron penetrándole la piel y tiñendo su pelaje.
Debo confesar que en un principio yo tomé muy en cuenta esta teoría ya que no sería nada raro que el sol fuerte afecte la pigmentación en la piel porque después de todo si le pasa a los humanos ¿por qué no ha de sucederle a un perro que a fin de cuentas no hace nada de su vida mas que tomar sol y dormir?. Finalmente la descarté cuando realice yo mismo la experiencia con mi propio perro que, al dejarlo al sol, no sufrió ningún tipo de modificación.
Claro que tambien surgieron los rumores de que el perro era un espía disfrazado, un extraterrestre invasor que quería conquistar el barrio de Lanús, para realizar el sueño de un maníaco que quería refusionarlo a Avellaneda, la reencarnación de Pepe Biondi, una máquina que el gobierno tenía bajo estricto secreto, una bomba atómica y hasta se llegó a decir que era solamente un holograma que alguien manejaba desde un zeppelín escondido en las nubes.
Miles de científicos de todo el mundo vinieron a ver con sus propios ojos al cuadrúpedo. Delegaciones enteras llegaron desde Inglaterra, Alemania, Francia, Estados Unidos, China, Japón, Canadá, Arabia Saudita, Pakistán, Rusia, Honduras , Bolivia y República Checa para analizar el increíble fenómeno del perro violeta. Hubo algún vecino que se mandó la argentinada clásica y le comentó al representante árabe: “Je! En este país tenemos las mejores mujeres, los cuatro climas, tirás una semilla y crece y ahora tambien tenemos un perro violeta”. Muy contento pero sin haberle entendido una sola palabra, el árabe le sonrió al abuelo y siguió con su trabajo, mientras yo agradecía al cielo por la diferencia de idiomas y deseando que el viejo se vaya a dormir y se dejara de delirios, a ver si todavía lo escuchaba el boliviano y lo mandaba al carajo por fanfarrón y creído.
Nadie, sin embargo, pudo hacerle la clase de estudios que hubieran querido porque el animal se rehusaba totalmente y tiraba tarascones a quien quisiera acercársele un solo metro. Decidieron entonces por votación casi unánime (los árabes y los norteamericanos siempre suelen tener diferencias y sino las tienen las inventan) que el perro era un jodido malhumorado y que no valía la pena perder tiempo en este caso con todas las cosas importantes que hay por investigar. Finalmente las autoridades nacionales quedaron una vez mas en ridículo, los científicos se marcharon y el caso quedó cerrado.
Hoy el perro violeta sigue en su lugar y ronda las calles del barrio pero a los vecinos ya no les causa asombro. Solamente se ve atraído por la curiosidad aquel que no es habitué de estas calles y que inevitablemente comenta al verlo pasar: “¡que loco, un perro violeta!”. Es entonces en ese preciso instante en el que algún vecino le comenta casi con fastidio y como si nunca en algún tiempo se hubiera interesado en buscarle la vuelta al asunto: “¿Qué tiene de raro? Es solamente un perro y se acabó”.

9 comentarios:

Ava Gardner dijo...

Loco! déjenlo ser!! (ahora bien, si es cierto que hay un perro violeta en Lanús, necesito saber YA mismo en qué calle lo encuentro).
¿Cuándo nos vemos?

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

el faco de arriba tiene vida propia¿? se ve que le interesas demasiado..

yo quiero un perro violeta! me lo compras???

te quiero mucho

malory

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Ava Gardner dijo...

Bien!! si el Anónimo dice que bajo los efectos de sustancias psicotrópicas se puede ver lo que vos escribís, pues tomalo como un halago, Seb.
No es fácil limar en esas magnitudes.

Mañana salimos con la itaca para educar a la gilada freak, pero si ponen algún tema de Blondie voy a bailarlo como una loca y después continuo con el proceso de reforma.

Agustina dijo...

me encantaria saber porq tanta agresividad hacia mi...

te estoy dando una buena noticia y vos me qeres matar!

Saludos a tu apendice, maldito bastardo (L)

te qiero, POCO pero te qiero al fin

Anónimo dijo...

PARA MI SON TODOS UNOS MALDITOS DALTONICOS!!

Agustina dijo...

Uyyy dios como estas ehh!! !

Ademas del apéndice te sacaron un poco de tolerancia???
Ya vas a ver!
Y ademas no te das cuenta que me ahorro un movimiento de dedos si no pongo la U despues de la Q.
y Para colmo vos entendes igual.

Sos un rompepelotas (L)

Te quiero bastante menos que la vez anterior.
Y te queres matar porque yo SI tengo todas las partes de mi cuerpecito.. lero lero.

Anónimo dijo...

El alby es marron y es mejor que ese maldito perro que tiraba tarascones! era un jodido perro violeta y yo tenia que cruzar de vereda para que no me muerda!
En fin todos los que vivimos por el barrio sabemos que solo mordio al mas pingüino jejeje
He dicho (como don koala)