sábado, 9 de abril de 2011

Un saludo en la esquina.

Una hora estuve sentado en el techo de mi casa a las 3 de la mañana. 
Qué buscamos cuando miramos la nada en el medio de una noche o cuando estamos de vacaciones y nos sentamos en playa o en un cerro o una montaña y dejamos la vista clavada en ningun lado?
A veces y generalmente, respuestas.
Otras, un poco de paz.
Quizá las dos juntas.
Cuantas de esas cosas que uno piensa recuerda cuando todo ese momento termina? Cuantas lleva adelante con convicción y cuantas revisa para cambiarlas?
Lo momentos de pensar como esos, en ocasiones nos sirve solamente para llenar la cabeza de cosas que ni nosotros mismos sabíamos que teníamos. Es decir, una crisis existencial.
Una crisis interna significa un manojo de novedades, donde uno descubre que muchas cosas que venía haciendo en la vida, en la velocidad que la vida plantea, no están buenas. Mas áun: que están mal.
Mal hechas.
Mal planeadas.
Mal ejecutadas.
La crisis también puede torcer el rumbo de las cosas, por más que esas cosas que en algún momento planeamos estén saliendo bien. Las puede torcer porque ya no nos gustan, no nos sirven o simplemente porque dadas las circunstancias ya no vale la pena.
No vale la pena porque ya no tenés quien te acompañe.
Cuando uno piensa, asi, mirando a la lejanía, a lo mejor lo que está buscando es un descanso y no demasido pensar. Tal vez, una de las cosas que mas deseperadamente deberíamos buscar y que no le damos mucha importancia es la tranquilidad.
Cuantas veces se repite la frase "yo quiero estar tranquilo". Y sin embargo nos hundimos en todos los problemas que la vida nos regala.
Es paradógico.
Es raro.
Yo no se si quiero vivir en la tranquilidad eterna, porque mi vida siempre fué un tanto frenética. Y la tranquilidad oculta un costado peligroso que es el aburrimiento.
La tranquilidad es una dosis diaria que necesitamos para que la cabeza nos nos vuele por el aire. Es ese abrazo que queremos cuando llegamos a algún lado, la mano de un amigo cuando estamos mal, el sol que te da de lleno en la cara a la mañana o la lluvia que gotea en el techo mientras mirás el despertador y sabés que es sábado y no te tenés que levantar.
Por eso ahora que los paradigmas de mi vida cambiaron, que los horarios  ya no son los mismos, que los huecos que una persona que se va deja hay que cubirilos con otras cosas, con otros momentos, que el teléfono de casa va a sonar para que la voz no sea la misma y que el viento que juega con las ventanas de mi casa va a soplarme la cara solo a mi, es que me necesito más a mi como persona.
Necesito prestarme más atención.
Necesito no engañarme nunca.
Necestio recomponer un tejido interno.
Necesito estar bien conmigo.
Cada vez que una situación asi me afecta siempre trato de cuidarme. 
Porque quien me cuidaba ya no está y si bien hay mucha gente que te da una mano y también te cuida, uno tiende a pensar que nadie te cuidaba con esa persona.
Lo paradójico es que después, con el tiempo, esa persona se pierde en el olvido.
Y pasa a ser una saludo en la calle cuando te la cruzás de casulidad.
Personas con las cuales compartiste los momentos más intimos de tu vida. Ahora es un saludo, un "cuidate", un "besos a la familia".
Suena raro.
Suena hasta cruel.
Pero es así de simple.
Sin embargo, considero que hay una opción:
Queda en cada uno ser importante en la vida de quienes queremos o ser una saludo casual en una esquina.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

ES TAN SINCERO, REAL PERO ES VERDAD PASA SER UNA PERSONA Q YA NO FORMA PARTE DE TU VIDA SOLO QUEDA EN EL PASADO AUNQUE Q TAN DETERMINANTE PUEDE SER LA SITUACION SI TODAVIA HAY AMOR POR ALGUNA DE LAS PARTES,PERO AUNQUE NO TENGA NADA Q VER Y ME PASA A MI AUNQUE ESTOY A VECES CON OTRA GENTE DIGO; COMO ESTARA ESTA PERSONA Q EN MI CASO FUE UNA MALA ACTUACION COMO LO TITULASTE VOS ALGUNA VEZ UNA "ACTO DE OBSESION O DESESPERACION Y LO TRISTE SEA Q EN LAS SOMBRAS PUEDA QUERER ESTA PERSONA TAL VEZ SIN MERECERLO!!!! SALUDOS VERA

Anónimo dijo...

Que lindo que escribis...
Todo pasa Seba! Besote
Jime

Anónimo dijo...

Me pasa mucho eso de buscar "esa tranquilidad", me pasó en el verano, tenía la mirada perdida en el mar con un montón de preguntas sin respuestas, y obviamente siempre el replanteo de toda mi vida...
Ahora no tengo el mar, y lo sigo haciendo...
Es increible lo reflejada q me siento!
Saludos besos

Micaela dijo...

Te leí y fue casi como leer sobre mis pensamientos. Es así, es tal cual decís. Es buscar tranquilidad y tratar de enfocarse en uno.. pero cuesta eh.. cuesta verse.
Pero se puede. Claro que se puede.
Te mando un abrazo enorme y gracias, muchas gracias por abrirte y escribir.

nube pasajera dijo...

Yo creo que no hay nada mas doloroso que "Y pasa a ser una saludo en la calle cuando te la cruzás de casulidad" con alguien con quien, como vos mismo decis, compartiste cosas tan intimas.
Muy sincero y real todo lo q escribiste, esta demas decir que me gusto.
un abrazo desde lejos!

Zacks! dijo...

Seba siempre leo tu blog, me encanta y la mayor parte del tiempo le paso las cosas a una amiga. Hoy llegamos a la conclusión (le pasé la últma frase de esta entrada) de que siempre le y me gustan tus textos, tus frases, tus entradas. Gracias por compartirlos :)
Ahora bien, interesantes esos momentos ed buscar la "nada" a veces de callar la mente, de respirar silencio. A veces se logra, a veces no.
Lo último que dijiste de que depende ed cada uno, yo creo que tambien depende del lugar que te da la otra persona. De todas formas siempre es dificil ser UNA persona que saluda, o que aprecia pero no como antes a ser LA persona.
Cosas de la vida no?
Un beso Seba

Lolita y El Profesor dijo...

Si me permite opinar, Seba, las crisis siempre tuercen la dirección y el sentido de las cosas. Está en nosotros aprovecharlas y aprender de cada una, como reflexiona usted.
Tal vez por esto los chinos llaman a la crisis, como oportunidad.
Y sí, la vida es una paradoxa en el más estricto sentido que le daban los griegos.

El Profesor

Tararira dijo...

Muy buenoy muy cierto.
Pregunta, está muy bien planteado "lo que hay que hacer", pero me tirás una soga con el "cómo?"

Abrazo

Daniela Moreira dijo...

Realmente me senti muy identificada en lo que pones, si bien mi punto de partida es distinto me encontre en salta mirando la inmensidad de las montañas y replanetandome todos los aspectos de mi vida, diciendome todo lo que hago esta mal, buscando reconfigurar mi ser en solo 15 minutos de vista panoramica hasta que la combi tocara la bocina o me dejara en medio de la inmensidad...y si me quedaba? te juro que lo pense...

recapacite, me redescubri y rediseñe, fije prioridades y caminos, y me subi a la combi....

el viaje de recomposicion de tejidos es arduo y lleno de miedos, pero se intenta porque aun se encuentran cosas que valen la pena, gente que vale la pena, momentos que quedan por vivir...
y personas por descubrir o redescubrir

abrazo enorme

Camilín~ dijo...

"La tranquilidad es una dosis diaria que necesitamos para que la cabeza nos nos vuele por el aire. Es ese abrazo que queremos cuando llegamos a algún lado, la mano de un amigo cuando estamos mal, el sol que te da de lleno en la cara a la mañana o la lluvia que gotea en el techo mientras mirás el despertador y sabés que es sábado y no te tenés que levantar." me encantó esa partecita del texto, no me habia puesto a pensar nunca que la tranquilidad era eso... eran tan asi. Hermoso este texto y el blog en general.
Me muero, me muero jajaja... este blog lo había encontrado una vez hace mucho y lo perdí y chusmeando blogs y que se yo lo volví a encontrar y fue rock. Un aplauso para vos de mi pequeño lugar. Grande! Adiosss s s s s s.