viernes, 13 de marzo de 2009

Imagen


Desvanecido llegué al rió.
Arrastrado alcancé al agua y bebí como si fuera la última vez.
Allá lejos los nubarrones indicaban la lluvia que se avecinaba y la negrura oscura que presagiaba la noche.
El aire era un infierno caluroso y húmedo, cargado de olores que anunciaban el triste final del buen tiempo.
Me sentí perdido.
Pero finalmente sopló un viento tan fuerte que la tormenta se esfumó, la humedad retrocedió y se perdió en la niebla lejana, volando hacia otro sitio.
Y volví a caminar.
Una vez mas vi tu cara en el espejo cristalino de las aguas.

8 comentarios:

Ava Gardner dijo...

Calima... (son las partículas que provocan esa humedad, esa densidad en el aire)

Después pasó la tormenta...

Muy bonito!!!

Y mañana tenés que venir! Fangulo tiene toda la onda...

Chocolate_Doll dijo...

Muchas veces preferí la tormenta...

y lo sigo haciendo... la lluvia en la cabeza es lo mejor que me puede pasar muchas veces...

Saludo achocolatado...

WILDE dijo...

Esta bueno!

Saludos de LP No Dobla.

NoTe dijo...

Muy bueno! Saludos y me pareció muy piola el blog.

http://doble-5.blogspot.com

Cumplimos 2 años!

NoeliaA dijo...

Me gustó mucho tu poema. Cada vez que leo "agua" en un poema, me quedo pensando por qué se escogió ese elemento y no otro, jeje... No me hagas caso, hay toda una significación esotérica del agua que seguramente prescindes.
Saludos!

Nacho/PaladarPincha dijo...

felicitaciones por el blog, muy interesantes contenidos

un abrazo

Ava Gardner dijo...

ahora, mi pregunta es:
¿pinchaste el globo de cumpleaños?
Tengo una extraña manía y siempre quiero pincharlos. Incluso, mientras le hacía un dibujito, en la otra mano tenía un cigarrillo... y estuve a punto...
Que mala onda que no vinieron a Fangulo... hacía un calor bestial, pero la rompió (Summum es más careta)

Ava Gardner dijo...

espero hayas entendido la analogía de pinchar "el globo".

Que baile, mamita...
que no me lo cruce a Pastore...